domingo, 23 de noviembre de 2014

Reflexiones.

La comparativa, la rivalidad, quizás la envidia.

Día a día comparamos nuestras fotos con las fotos de los demás. Las mismas preguntas,

¿porque esta persona hace esas fotos si lleva menos tiempo y tiene peor equipo?

Solemos caer en el lado oscuro con mucha facilidad. Quizás intentamos ocultar nuestras

carencias criticando el trabajo de nuestros compañeros sin ser capaces de criticar el

nuestro. Es una lucha a la que nos enfrentamos muy a menudo y el resultado de esa

lucha será nuestra infelicidad.

La fotografía se trabaja día a día, se lleva dentro y se avanza poco a poco. El que piense

que quiere dedicarse a la fotografía para ganar dinero, creo que será un infeliz y que lo

más probable es que en pocos años terminará por abandonar.

El admirar el trabajo de los demás nos hará más ricos. Ver como los demás logran sus

objetivos tiene que ser motivo de alegría para nosotros, nos tiene que dar fuerzas para

pensar que si él lo ha conseguido nosotros también podemos conseguirlo.

Una de las cosas que llevo tatuada en mi corazón es la humildad. Sed humildes, nadie es

mejor que nadie. La fotografía es un arte y como arte que es no se mide por ninguna

unidad de medida, lo que a mí me gusta a ti te desagrada. Planteada esta cuestión

podemos llegar a la siguiente pregunta. ¿Quién dice que mi foto es mejor o peor

comparada con tu foto?, ¿Sabéis cual sería mi respuesta?

Yo diría que mis fotos me tienen que gustar a mí, el principal crítico de mis fotos soy

yo, y si yo soy feliz con ellas yo estaré feliz.

Me encuentro muchas veces que en las reuniones de fotógrafos, que el tema es ver quien

la tiene más grande, quien sabe más técnica, etc. Normalmente ese tipo de personas son

los más infelices con su trabajo, consigo mismos. Han caído en el lado oscuro y no

saben cómo salir. No seáis ese tipo de personas, sed humildes, amad vuestra foto y la de

los demás, aprender de vuestros errores, compartir vuestros conocimientos

desinteresadamente porque esto os llenará de alegría y felicidad.

Recordar que la fotografía es un arte no un negocio. El día que sea un negocio y deje de

ser un arte para mí mi fotografía morirá.

Recordar ser felices con todo lo que hagáis.

5 comentarios:

Pedro dijo...

Llevo siguiendo tu blog mucho tiempo pero esta entrada me ha gustado especialmente porque la suscribo palabra por palabra.

Un saludo :-)

Jose Mercado dijo...

Hola Pedro.
Gracias por dejar tu comentario la verdad es que para conseguir uno es muy difícil.
Gracias por seguirme, espero que mi trabajo te sirva para mejorar o por lo menos para pasar el rato.
Muchos abrazos.
Espero más comentarios tuyos en otras entradas.

Maria José Sansberro Margni dijo...

info@josemercadofotografia.com

desearía informacion sobre los cursos online que realiza,precios y demás.Hace tiempo que le sigo y me gusta mucho su trabajo y forma de ser.
saludos


Jose Mercado dijo...

Hola María José.
Primero de todo agradecerte tu visita y por supuesto tu comentario.
Te agradecería que me enviases un mail para poder mandarte toda la info sobre los curso online.
Abrazos y gracias.

Maria José Sansberro Margni dijo...

Perdona.
majosans1960@gmail.com