sábado, 31 de enero de 2015

CUANDO TIENES LA FOTO Y NO TIENES CÁMARA

CUANDO TIENES LA FOTO Y NO TIENES LA CÁMARA.

Hoy he cogido el metro a primera hora de la mañana. A esta hora puedes ver cosas muy curiosas.
 Al entrar en el vagón del metro, con más sueño que otra cosa, he visto a una mujer que estaba dormida con la cabeza totalmente colgada por el lateral del asiento. Todo el mundo estaba mirando a la mujer, era una escena perfecta.
Antes de salir de casa de casa he decidido no llevar conmigo a mi pequeña Olympus OMD-10. Hay días que no me apetece salir cargado con la cámara, no son muchos, pero hoy era uno de esos días. Después de maldecir mi decisión he pensado que solo me quedaba hacer la foto con mi cabeza y después echarme a llorar.
Después de imaginarme todos los puntos de vista en dirección a la mujer me he dado cuenta que la foto estaba en los asientos de enfrente de la mujer. El momento perfecto sería cuando la persona que llevaba al lado la mirase. Como he dicho tenía dos problemas, el primero y más importante era que no llevaba mi cámara y el segundo que los bancos de enfrente de la mujer  estaban ocupados. He seguido maldiciéndome por no haber cogido la cámara y pensando la fotaza que podía a ver sacado cuando me he acordado que en la mochila suelo llevar una pequeña Canon compacta. La cámara es una IXUS95 IS. Es una cámara que suelo dejar a mis hijos para que se familiaricen con la fotografía.
He abierto la mochila, la he sacado y he rezado para que tuviese batería, batería a tope. No era mucho pero todavía podía salvar la foto.
He encendido la cámara y he comprobado que el flash estuviese apagado. He comprobado que estaba en modo auto, lo he apagado y me he preparado para realizar la foto desde la segunda opción antes de desplazarme hasta el punto bueno que seguía ocupado. Al levantar la vista ya había varías personas que me estaban mirando, la gente parece que tiene un imán para las cámaras de fotos. He apagado la cámara y he esperado mi momento.
Cuando todo ha vuelto a la calma, he encendido la cámara, he encuadrado y……
Díos noooooooo.
La pequeña Canon ha soltado un flashazo que ha despertado a todo el vagón. Como imagináis en ese momento no sabía si tirarme por la ventana o degollarme, qué momento.

Como veis soy humano y también me equivoco sobre todo cuando tengo entre mis manos una cámara que no suelo utilizar diariamente. De todo se aprende y de ésta situación saco en positivo el ejercicio de visualización antes del flashazo y el saber que siempre hay que llevar una cámara encima y además conocerla perfectamente.


7 comentarios:

Limon dijo...

jajaja me ha gustado mucho el proceso para sacar la foto, ya me imagino a todo el vagón mirándote cuando ha saltado el flash, justo cuando mas desapercibido querías pasar jejeje de todas formas has conseguido la foto. Me gusta

Jose Mercado dijo...

No te imaginas aunque la foto buena no era esta. Saludos

María José Ojeda dijo...

Auch! que manera de dormir! vaya tensión para tomar esa foto, una vez me paso la foto perfecta de un hombre dormido en un sofá en el medio de la calle y yo sin mi cámara. Queda el recuerdo como experiencia para andar mejor preparada.

javier garcia dijo...

La otra buena foto hubiese sido verte la cara despues de disparase el flash jejeje

javier garcia dijo...

La otra buena foto hubiese sido verte la cara despues de disparase el flash jejeje

La utopía de Irma dijo...

Me estoy imaginando la siguiente foto, justo cuando se despierta y trata de incorporarse jajaajaja

Abrazote utópico, Irma.-

Jose Mercado dijo...

Fue divertido. Saludos a todos